domingo, 15 de septiembre de 2013

Alicia en el País de Cuantos

"Alicia en el País de los Cuantos. Una alegoría de la física cuántica" (Alice in Quantumland: an allegory of quantum physics) de Robert Gilmore graduado por el MIT en Física y Matemáticas. 

¿Qué vamos a encontrar en este libro? pues todo aquellos temas y conceptos relacionado con la teoría de la física cuántica, así nos encontraremos con el principio de incertidumbre de Heisenberg, con el gato de Schoródinger, con el principio de exclusión de Pauli, con los modelos atómicos, con los estados de energía, con el espín, con los fermiones y bosones, con los quarks,  los estados estacionarios, con las valencias, los fotones y gluones, con las propiedades de la materia, los rayos alfa, beta, gamma, con la fisión nuclear, con la paradoja EPR, con los aceleradores de partículas, con las interacciones débiles y fuertes, los pozos de potencial, la superposición de estados cuánticos,  con la interpretación de Copenhague, con las interferencias de ondas y partículas, con las relaciones entre la velocidad y el espacio, entre la mecánica clásica y la mecánica cuánticos, la relación entre la materia y la energía, las relaciones entre las partículas reales y las virtuales... 

Todo esto puede llevar a más de uno a salir corriendo, pero si se controla este
primer impulso y acompaña a Alicia al adentrarse en el televisor persiguiendo a un electrón libre, descubrirá un verdadero país de las maravillas donde suceden fenómenos asombrosos e inverosímiles pero reales lo cual es totalmente inquietante y desconcertante, veremos a Alicia en el mundo de las partículas subatómicas, la veremos hablando con los electrones y los neutrones e irá descubriendo de la mano de unos extraños personajes y poco a poco este maravilloso mundo de los cuantos haciéndolo más  accesible y compresible. Claro que para adentrarse en este mundo es necesario tener algo de interés por estos temas, es de agradecer los intentos de ciertos autores por hacer más asequibles estos temas a través de personajes familiares. En fin libro recomendable para iniciarse en la física cuántica y familiarizarse con los conceptos de este mundo, y lectura entretenida. 


RESEÑA

Aunque desde principios del siglo XX la mecánica cuántica haya desbancado por completo a las tradicionales teorías de la física clásica newtoniana, el hecho de que se base en elementos que no se "ven", como son las partículas subatómicas, así como el de que discrepe muy a menudo de nuestro sentido común o de lo que perciben cotidianamente nuestros sentidos, ha sido y es causa de su desconocimiento, cuando no de cierta reserva a la hora de acercarse a ella, por parte de la mayoría de nosotros. Sirviéndose de analogías con situaciones que nos resultan más familiares, Robert Gilmore consigue exponernos e esta obra de forma más clara y accesible los rasgos esenciales del mundo cuántico (e incluso aquellos algo más costosos de aprehender), proponiéndonos un insólito viaje para el cual solo hace falta un poco de gusto por la aventura del pensamiento o una elemental curiosidad por el mundo que nos rodea.

ÍNDICE
Prólogo
 1. En el País de los Cuantos.
 2. El Banco Heisenberg.
 3. El Instituto de Mecánica.
 4. La Escuela de Copenhague.
 5. La Academía de Fermi-Bose.
 6. Realidad virtual.
 7. Átomos en el vacío.
 8. El Castillo Rutherford.
 9. La MAScarada de las Partículas.
10. El Parque de Atracciones de la Física Experimental.
Índice temático.

TEXTOS
"Gran parte del modo en que la mecánica cuántica describe el mundo puede considerarse absurdo a primera vista, y posiblemente también a la segunda, la tercera o la vigésima vistas. Pero esto es lo que hay. La vieja mecánica clásica de Newton y sus seguidores es incapaz de dar  ninguna clase de explicación de los átomos y otros sistemas microscópicos. La mecánica cuántica, por otro lado, se corresponde perfectamente con las observaciones; los cálculos son con frecuencia difíciles y tediosos pero, en los casos en que se han realizado, concuerdan a la perfección con lo que realmente se ha observado." Pág. 12.
"-Bueno, mira -contestó la Directora-, para que una partícula exista realmente, de manera que pueda ser una partícula libre y sea capaz de moverse y de ser observada y todo eso, ha de tener, al menos, una cierta energía mínima que llamamos su energía de masa en reposo. Esas pobres partículas virtuales ni siguiera tienen esa energía. La mayoría de ellas no tiene ninguna energía, así que no existen realmente. Por fortuna para ellas, pueden obtener un préstamo de energía aquí, en el Banco, y esto les permite existir durante un instante". Pág. 35.
"Alicia tenía tan fija la mirada en el electrón que no observó otro fotón que corría hacia ella. Hubo un brillante destello y se sintió elevada en el aire. Cuando miró a su alrededor, advirtió que estaba también en el balcón, mirando a la masa de electrones de abajo." Pág. 138.

"La parte más curiosa de la experiencia una vez que estuvieron dentro del átomo fue que las cosas a su alrededor no cambiaban jamás de posición: por más deprisa que fueran, no parecían dejar atrás nada. Lo que sí notó Alicia fue que su entorno, los atareados electrones y los contornos de los niveles que los contenían, parecían hacerse constantemente mayores conforme corría." Pág. 204.
"Alicia vio un neutrón justo delante un momento antes de abrirse
paso a través de él. Echó una rápida mirada a los tres quarks, muertos de miedo ante su paso. No fueron arrojados individualmente fuera del neutrón porque estaban firmemente ligados entre sí, pero sus cadenas se estiraron y ser rompieron, produciendo una multitud de pares quark-antiquark. Donde previamente había permanecido el neutrón, ahora había un gran chorro de mesones impulsados por el efecto del enorme momento de Alicia." Pág, 291.


2 comentarios: