lunes, 22 de octubre de 2012

Una mochila para el universo.


"UNA MOCHILA PARA EL UNIVERSO. 21 Rutas para vivir con nuestras emociones" de Elsa Punset. Lo primero que podemos decir de este libro es que es un libro útil, muy útil que nos permite transitar "por la geografía de las emociones humanas" de una forma eficiente, y lo logra aportando una gran cantidad de conocimientos, consejos, sugerencias prácticas y saberes respaldados por las últimas investigaciones del campo de la psicología que nos permite afirmar que consigue el objetivo para el que fue concebido de ser una guía para "vivir con nuestras emociones" comprendiéndolas y aportando las claves para gestionarlas y poder transformar nuestras vidas y nuestras relaciones. De una forma amena, directa y sencilla pero no falta de rigor científico y a lo largo de 21 rutas da respuestas a cientos de preguntas sobre nuestras emociones y la forma como funciona nuestra mente.

El libro ayuda a conocernos y conocer a los demás, a darnos cuenta que somos más iguales de lo que creemos, que nos da claves para comunicarnos de forma más eficiente, a poder controlar hasta cierto punto nuestras emociones y con ello controlar y gestionar nuestras vidas, a simplificar nuestras vidas, a vivir más en el presente, a no depender tanto del "azar" y de los demás, etc... . 

En cierto modo me recuerda en cuanto a su planteamiento y temática a ":59 segundos" de Richard Wiseman y "Entra en tu cerebro" de Sandra Aamodt y Sam Wang  que al mismo tiempo que aporta conocimientos con rigor científico sobre como funciona nuestras mente, nos da las claves para aplicar estos conocimientos en nuestras vidas cotidianas.

CONTRAPORTADA

¿Cuánto debe durar un abrazo? ¿De qué sirve llorar? ¿Qué podemos hacer para cambiar nuestra suerte? ¿Tiene algún propósito el enamoramiento? ¿Y por qué es tan inevitable el desamor? ¿Cómo aprendemos a tener miedo? ¿A partir de qué edad empezamos a mentir? ¿Por qué sentimos envidia? ¿Cuántos amigos necesitamos para ser felices? ¿Podemos evitar estresarnos sin necesidad? ¿Por qué le importa más a un hombre que a una mujer que le rayen el coche? Y, más allá de las mil dietas milagrosas, ¿existen trucos emocionales para adelgazar?


A éstas y muchas otras preguntas, trascendentales y cotidianas, responde Elsa Punset en este libro, concebido como una «pequeña guía de rutas variadas» que transitan por la geografía de las emociones humanas con el propósito de hacernos más fácil comprender lo que nos rodea, reconocerla importancia de nuestras relaciones con los demás,descubrir que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa, encontrar formas eficaces de comunicarnos,gestionar la relación entre el cuerpo y la mente, potenciar el caudal de alegría que encerramos, organizarnos para lograr fijar y cumplir nuestras metas y ayudar al cerebro humano a contrarrestar su tendencia innata «a la supervivencia miedosa y desconfiada».



Porque, como señala Elsa Punset con palabras transparentes y sencillas, para transformar nuestras vidas y nuestras relaciones «no necesitamos tanto como creemos: en una mochila ligera cabe lo que nos ayuda a comprender y a gestionar la realidad que nos rodea».



Una guía indispensable para entender a los demás y manejarse con éxito en el universo de las emociones.
ÍNDICE
PRÓLOGO
CAPÍTULO UNO.«TE QUIERO PERO NO ESTOY ENAMORADO DE TÍ»
RUTA 1. ¿Cuánto amor necesitamos?.
RUTA 2. Gestos que expresan y consolidan el amor.
RUTA 3. Los valles del desamor y de las pérdidas.
CAPÍTULO DOS. «ERES UN ESCLAVO Y NO LO SABES»
RUTA 4. Los laberintos de la mente.
RUTA 5. Tormentas y borrascas: la gestión de las emociones negativas.
RUTA 6. ¿Quieres cambiar de rumbo?
CAPÍTULO TRES. «LAS EMOCIONES SE CONTAGIAN COMO UN VIRUS»
RUTA 7. Los vientos que me mueven.
RUTA 8. Un mundo enorme para tan poca cosa.
RUTA 9. Pequeños refugios para retomar fuerzas.
CAPÍTULO CUATRO. «EL LENGUAJE SECRETO DE LAS PERSONAS»
RUTA 10. Sombras en la niebla: el lenguaje secreto de las personas.
RUTA 11. Salir a la luz del día.
RUTA 12. Señales de humo para llamar la atención del resto del mundo.
CAPÍTULO CINCO. «LA BALANZA DE LA FELICIDAD»
RUTA 13. La felicidad por dentro.
RUTA 14. El viaje interior.
RUTA 15. La felicidad por fuera.
CAPÍTULO SEIS. «LA ESCUELA DE LA BUENA SUERTE»
RUTA 16. Atajos para vencer los cambios y la pereza.
RUTA 17. Alcanza las cumbres de la creatividad.
RUTA 18. Caminos directos para encontrar la suerte y alcanzar tus metas.
CAPÍTULO SIETE. «UNA MOCHILA PARA EL UNIVERSO»
RUTA 19. Abrirse paso en la maleza.
RUTA 20. Los recursos de la naturaleza abundante.
RUTA 21. Un viaje ligero de equipaje.
AGRADECIMIENTO.

TEXTOS
"Vivir en el presente significa hacer un esfuerzo de valentía para no aferrarse a un montón de vivencias y realidades tristes o caducas. Cuando uno abandona lo conocido, las pequeñas costumbres, los pensamientos de siempre, de entrada hay mucha soledad. Cuesta confiar en que llegará algo nuevo que pueda alimentarnos en cuerpo y mente. La ironía es que sólo el que desbroza y confía puede volver a encontrar". Pág. 17.
"Al final de nuestra infancia, salimos al mundo exterior armados con nuestras experiencias familiares, y sentimos amor y miedo y curiosidad en la medida en la que aprendimos en nuestras casas. Es fácil que lleguemos a manipular a las personas -tanto a los amigos como a los amores- para que encajen en nuestros guiones; por eso, si tu infancia fue sobre todo negativa, te será más difícil tener amigos y amores sanos. Como buena parte de tu guión aprendido es inconsciente -lo tienes grabado en tu cerebro pero no eres consciente de ello ni de su poder-, el esfuerzo por comprender nuestro pasado y nuestras circunstancias nos libera. Comprende qué te hace ser como eres y podrás transformarlo". Pág. 97.
"Como no queremos estar fuera del grupo, imitamos a los demás de forma consciente e inconsciente: copiamos gestos, risas, toses, acentos, seguimos modas en la forma de vestir o de hablar... Aunque sea una programación antigua diseñada para ayudarnos a sobrevivir, no ha cambiado porque todavía funcionamos con muchos instintos ancestrales. De hecho, los estudios más recientes indican que la presión social es capaz de cambiar y moldear nuestras decisiones porque el cerebro nos alerta cuando no pensamos como los demás, y nos recompensa si nos conformamos a la mayoría. También hay que tener en cuenta que las emociones, sobre todo las emociones más intensas, como el desprecio, la ira o la tristeza, se contagian como un virus, porque esas son las emociones que el cerebro cree que más pueden ayudarnos a sobrevivir". Pág. 115.
"Trás décadas de investigaciones, parece correcto concluir que los elementos que más contribuyen a la felicidad siguen siendo los que llevan siglos en boca de los sabios: la gratitud, el perdón, la compasión, saber disfrutar de las cosas pequeñas que nos acompañan a diario y tener una red de afectos no necesariamente amplia pero sí sólida. Es lógico que antaño se supiese de forma intuitiva lo que las investigaciones actuales miden de forma más concreta, porque el ser humano sigue siendo el mismo desde hace miles de años. Varía el entorno, varían las costumbres y las expectativas pero seguimos dependiendo de qué lado de la balanza se sitúa nuestro cerebro empático y nuestros miedos cuando se debate a diario entre la necesidad de sobrevivir y el deseo de colaborar y de amar.. Pág. 203.
"En general nos gusta pensar que nuestras opiniones se han formado a lo largo del tiempo de forma sosegada y justa. Pero en realidad solemos basar nuestras opiniones sobre nuestras creencias, y desgraciadamente las creencias suelen tener poco que ver con los hechos objetivos. No son los hechos los que construyen las creencias, sino que son nuestras creencias las que nos hacen fijarnos en determinados hechos. Las investigaciones muestran que tendemos a interpretar la información de forma subjetiva, para que refuerce nuestras opiniones. La respuesta a todo esto está en nuestros cerebros, que buscan la coherencia. Aceptamos de forma pasiva la información que refuerza lo que ya creemos, y en cambio rechazamos activamente la información que no nos «cuadra»; este mecanismo se llama «razonamiento motivado»." Pág. 251.



No hay comentarios:

Publicar un comentario